Las finanzas de Apple: ¿se nos agrió la manzana?

Apple tuvo esta semana su primera caída de ingresos trimestrales en 13 años. Al día siguiente, su mayor accionista anunció por TV que vendía toda su posición. ¿Se acabó la magia en la creación de Steve Jobs?

Esta fue una semana más que sombría para la marca más valiosa del 2015, según “Forbes”. La tragedia de Apple arrancó el martes 26, cuando presentó en sus resultados financieros del período enero-marzo el primer descenso (13%) en ingresos trimestrales desde el 2003.

La caída es lógica porque, por primera vez en la historia, las ventas del actual motor de su éxito, el iPhone, se redujeron en 10 millones de unidades, y a ello se suma que los nuevos productos, en particular el Apple Watch, no rompieron esquemas ni alocaron a los ‘applelovers’ como para generar una enorme demanda. Las ganancias se redujeron 22,5% y el valor de las acciones cayó 6% ese día y 3% más al día siguiente.

Como si esto no fuera poco, la adorada manzana siguió acaparando titulares negativos. Primero salió a las cámaras Carl Icahn, el afamado y multimillonario inversionista, y dijo que vendió todas sus acciones (0,83% del total de Apple, la posición más grande en la empresa), esas con las que ganó en su momento US$2 mil millones, porque no cree que el iPhone pueda repuntar sus ventas en China y alrededores, donde se supo que los ingresos cayeron un 26%. Y luego, para colmo de males, un joven ingeniero de la marca se suicidó en una de las salas de juntas.

Estupefactos, los fanáticos de Apple cruzan los dedos esperando que la genialidad de Steve Jobs resurja. Pero los analistas son más escépticos, pues a otras tecnológicas, como Facebook, les va mucho mejor y hasta han triplicado sus ganancias en el mismo período. ¿Se pudrió de madura la manzana?

La llamada crisis de los cuarenta de Apple es, en realidad, consecuencia tanto de factores internos como externos. David Alva, analista de IDC, estima que el mercado de smartphone global ya llegó a su punto de maduración: en el último año pasó de crecer 30% a solo 10%. En la región y en el Perú la historia es distinta –estamos en la infancia aún, según Javier Díaz, gerente general de iShop Perú– y es por eso que los mercados emergentes (como India o China) son cruciales para las multinacionales: ahí es donde hay nuevos usuarios por conquistar y eso lo sabe bien el rey extraterrestre de Google, su gran rival.

En estos tiempos, si no te va bien en los mercados emergentes, puedes tener problemas, sobre todo si la niña de tus ojos, el iPhone, ya alcanzó su punto de saturación. Pero el problema no solo es externo, sino también interno: Apple fue exitosa porque se reinventó gracias a un Jobs que trastocó y revolucionó el consumo, pero eso ya es historia. Tim Cook ha mantenido el encanto, pero no ha sacado un iCar de ensueño ni nada disruptivo que encante.

Fernando Grados, director de Dominio Consultores, dice que aún hay esperanza, pues Jobs sentó buenas bases. Si Cook asume el reto de conectar objetos a la red (‘wearables’ o autos), Apple podrá resucitar la magia, pero debe “ir refrescando e innovando”, aclara Grados. La batalla aún está lejos de haber sido perdida. 

En el Perú, según Javier Diaz, las ventas de Apple no paran de crecer y se duplicarán en tre años. “Es una ‘love brand’ indiscutible”, sostuvo.

EL COMERCIO