El FMI reduce una décima el crecimiento de España en 2016

indexEl Fondo Monetario Internacional ha echado un poco de agua al vino de la economía española, al rebajar una décima su previsión de crecimiento en 2016, que será del 2,6%, y no del 2,7%, como apuntaba en su informe trimestral anterior. Pese a ello, el cálculo actualizado del organismo internacional mantiene que España volverá a repetir como el país con un mayor aumento del Producto Interior Bruto (PIB) entre los principales países europeos y Estados Unidos. Para 2017, mantiene el 2,3% que ya contemplaba en su anterior trabajo, difundido en enero.

Del informe de abril nuestro país sale mejor parado que todos los demás también en términos de empeoramiento de las previsiones, ya que a todos los demás el FMI se las reduce como mínimo un 0,2% con respecto al anterior. Así ocurre en la media de la UE y en Alemania, por ejemplo. La estimación para Italia es aún peor, con una rebaja del 0,3% en relación con la previsión del trimestre previo, lo que le sitúa en un aumento del PIB este año de tan sólo un 1%. La reducción de expectativas para el conjunto europeo y sus principales países es algo menor para 2017, aunque también en ese caso España es el único país del continente al que el FMI no aplica rebajas. Sólo el Reino Unido, que según el Fondo crecerá ese año el 2,2% una décima menos que España, mantiene el pronóstico del infome anterior.

Curiosamente, la evolución del crecimiento previsto por el FMI de 2016 a 2017 es positiva para la mayoría de los países, excepto para España, que parte de una situación de crecimiento notable y que, según el organismo internacional, mantiene una tendencia a la baja ya iniciada desde el destacado 3,6% que creció en 2015.

Como suele ser habitual, el cálculo del FMI para España se distancia notablemente del que contempla el Gobierno, que prevé oficialmente crecimientos del 3% y el 2,9% este año y el que viene, respectivamente.

En el caso de los principales países no europeos, el FMI reduce ligeramente la previsión de subida del PIB a Estados Unidos, que crecería un 2,4% y 2,5% estos dos años, y eleva algo la expectativa para China, lo que no impide que con el 6,5% y el 6,2% siga perdiendo fuelle.

Especialmente negativo resulta el pronóstico para Japón y Rusia. En el caso del primero, el FMI le recorta medio punto con respecto al informe anterior, lo que sitúa al país nipón en un raquítico 0,5% de crecimiento este año, que se convierte en negativo en 2017. Rusia sale aún peor parado. Después de notables reducciones, el Fondo Monetaria le calcula este año una caída del 1,8% de su PIB y apenas ocho décimas de crecimiento el ejercicio siguiente.

ABC